En la categoría | Alimentación, Mundo del bebé, Salud infantil

Etiquetas :

Alergias en los Niños

Dientedeleon

Fotografía: Victoria Restrepo

Una alergia es la hipersensibilidad del organismo ante ciertos alergenos que generan unos síntomas propios cuando son inhalados, ingeridos, inyectados o entran en contacto con la piel o las mucosas. Si sospechas que tu hijo sufre de algún tipo de alergia, lo primero que debes hacer es consultar al médico. Él le indicará cual es el diagnóstico y tratamiento adecuado para cada caso. Sin embargo, es posible determinar algunos factores de riesgo, como veremos a continuación.

Algunos padres se sorprenden al descubrir que sus hijos sufren
alergias, especialmente porque recuerdan que nacieron sanos y no
presentaron síntomas durante los primeros meses de vida. Ello ocurre
porque al nacer el bebé, viene de un ambiente donde no estuvo expuesto
a elementos extraños. Con el alumbramiento vienen los primeros
contactos del bebé con el mundo exterior y con los elementos
(alimentos, polvo en el aire, polen, etcétera) que potencialmente
pueden llegar a desencadenar una alergia.

Un indicador del
riesgo que puede tener un niño de llegar a ser alérgico es la presencia
de alergias en alguno de los padres. Las alergias son hereditarias y
constituyen una predisposición para que estas sean adquiridas por los
hijos. De manera que si usted tiene alguna alergia, debe prestar
atención a su hijo para verificar si él o ella también la tiene.

Otro
indicador temprano es un eccema que aparece durante los primeros meses
de vida del bebé y que produce picazón, llamado dermatitis atópica. La
dermatitis atópica suele estar presente en los niños que tienen una
predisposición a las alergias y puede ser un antecedente de alergias
respiratorias, a los alimentos o a las medicinas.

Normalmente
las alergias se manifiestan de forma leve en los niños, aunque hay
casos severos que pueden incluir mareos, visión borrosa, dificultad
para respirar e incluso pérdida de la conciencia. En casos extremos,
aunque infrecuentes, pueden conducir incluso a la muerte.

Ante
la sospecha de que su hijo o hija es alérgico a algún elemento, es
importante suspender el contacto con dicha sustancia y hacerlo revisar
del pediatra o de un médico especialista. En algunos casos será
necesario realizar exámenes específicos para detectar el origen de la
alergia. Si es alérgico a un antibiótico, es vital que los padres se
familiaricen con el nombre genérico del mismo para que este quede
consignado en la historia clínica del niño y para que en un futuro
puedan asegurarse que no le será suministrado.

De igual
manera, en las alergias respiratorias se debe evitar el contacto
directo con animales, polen y polvo; y en las que tienen relación con
algún alimento, su consumo debe evitarse. Recuerde que la consulta
médica es fundamental para precisar tanto el diagnóstico como el
tratamiento adecuado. 

Fuente: Ser Padres

Powered by ScribeFire.

Hacer un comentario

Advertise Here