En la categoría | Alimentación, Salud infantil

Comida hecha en casa, un privilegio del cual muchos niños ya no pueden disfrutar

Comidacasera_4
Lo que antes era la norma, ahora empieza a ser la excepción. Hace unos años la comida muchas veces no sólo se preparaba en la casa, sino que también se cultivaba en la casa. Durante los últimos 100 años, las familias han ido dejando paulatinamente el campo para vivir en las grandes ciudades y lo que antes hacía parte de la vida diaria de los niños, es hoy una rareza.
Los niños del siglo XXI deben ir al zoológico para conocer un pollo vivo o para ver ordeñar una vaca.

Nunca han visto crecer una hortaliza de una semilla, ni saben que el
yogurt, el queso y la mantequilla se preparan de la leche y los gallos
realmente cantan al amanecer.

Comidachatarra

Los niños de hoy crecen en las cadenas de comida rápida y su menú se
limita a unos trozos de pollo apanado frito, pasta con salsa de queso
(en polvo), jugos y bebidas azucarados y como vegetales: ¡papas fritas!

¿Cómo puede un niño aprender a sentarse a la mesa y usar los cubiertos, si en su vida diaria sólo come con los dedos?

¿Cómo pretendemos que aprenda a conocer nuevos sabores, a disfrutar lo
delicado de una nueva fruta, lo crujiente de una ensalada o lo exótico
de una comida ajena a nuestra cultura, si es más fácil pedirle en el
restaurante la misma comida del menú infantil?

Estamos privando a nuestros niños de la capacidad de comer para
nutrirse adecuadamente y de disfrutar los alimentos. Las grandes
empresas productoras de alimentos conocen su oficio, saben que tanto el
azúcar, como la grasa y las harinas refinadas, dan una falsa sensación
de saciedad y los empaques brillantes y coloridos atraen a los niños
con sus personajes favoritos de la televisión.

Los niños orientales crecen comiendo sushi y soya, los árabes comen
tabule y falafel, los mejicanos comen picante, y así podríamos mirar
las diferentes culturas en donde los niños comen la comida de sus
padres.

El estilo de vida de los norteamericanos se ha propagado ya por todo el
mundo en las cadenas de comida rápida y permite que los niños tengan un
menú propio, fácil de comer, económico y que les guste… Las
consecuencias obviamente ya las vemos en los altos índices de obesidad
y otras enfermedades relacionadas, que antes nunca se presentaban entre
los niños.

Hacer un comentario

Advertise Here