¿Es la leche materna nutritiva después de un año?

Niña2

A la leche materna no le pasa nada después de que tu hijo tenga un año o más. No hay una vara mágica que le retire sus propiedades nutritivas.

La leche materna no deja de tener todas sus cualidades y virtudes con el paso del tiempo, pero tu hijo sí empezará a explorar y depender más de otros alimentos.

Los niños que no son amamantados no suspenden la leche al llegar al primer cumpleaños, ellos la complementan, pero no la eliminan y la leche materna es mucho más nutritiva que la leche de vaca procesada.

En la antigüedad, todos los niños dependían de la leche materna por varios años, con la aparición del biberón, las mujeres por primera vez en la historia comenzaron a dudar tanto de la calidad, como de la cantidad de su leche, cosa que no ocurría antes, ni ocurre con ninguna otra de las especies de animales con los que compartimos nuestra condición de mamíferos.

¿Tendrá que preocuparse la madre oso, ballena o ratón por la calidad de su leche y por si tendrá suficiente cantidad para alimentar a sus crías?

Lo que la mayoría de las madres sentimos es una presión social muy fuerte para destetar a nuestros hijos y esta aumenta día a día y mes a mes.

Aunque la presión social, e incluso la de algunos “profesionales de la salud” mal informados, no debería ser motivo de preocupación y deberíamos poder ofrecer a nuestros hijos con tranquilidad nuestra leche y nuestro amor, sé lo fuerte y desagradable que puede llegar a ser esta coacción.

Para nuestra tranquilidad la Organización Mundial de la Salud recomienda que los bebés sean alimentados exclusivamente con leche materna durante los seis primeros meses y que la lactancia materna continúe, como mínimo, hasta los dos años, combinada con otros alimentos.

Muchos estudios científicos han demostrado que los bebés amamantados hasta los dos años tienen una salud más fuerte, tienen una menor incidencia de muchas enfermedades en la edad adulta e incluso un coeficiente intelectual más alto.

Así que aunque por el lado científico tenemos un respaldo a las críticas, debemos a la vez buscar apoyo en grupos de lactancia como la liga de la Leche u otros similares. Debemos también tratar de minimizar las ocasiones en que nos exponemos a desatar las críticas, sino estamos dispuestas a dar la batalla.

Nuestros pequeños a medida que crecen comienzan a entender y podemos enseñarlos a amamantarse en casa y no en el centro comercial, podemos darles una palabra secreta para que no griten “teta”a los cuatro vientos, podemos amamantarlos antes de salir a hacer compras o a visitar una tía quisquillosa.

Debemos llevar alimentos nutritivos que puedan comer en una emergencia y mantener juguetes creativos a la mano para entretenerlos cuando están aburridos y quieren su leche para pasar el tiempo. Especialmente cuando tratan de atraer la atención de mamá quien habla alegremente con su antigua compañera de estudios.

Después de haber amantado a mis 4 hijos, todos ellos más allá de un año y algunos más allá de los 3, puedo confesar que pasé por toda clase de situaciones molestas, embarazosas y duras, pero ninguna pudo opacar la hermosa e intensa relación que viví con cada uno de ellos y que se prolonga hasta el día de hoy, cuando los mayores han llegado ya a su vida adulta.

Visita nuestro índice de artículos relacionados con la lactancia

Hacer un comentario

Advertise Here