En la categoría | Alimentación, Salud infantil

La mantequilla de maní está causando problemas en la escuela

Mantequilla_mani
Una de las comidas favoritas de los niños en los Estados Unidos y otras partes del mundo es la mantequilla de maní.

Es una gran fuente de proteínas y minerales y su sabor suave y cremoso la convirtieron en un el almuerzo escolar por excelencia.

Pero lo que ha sido una de las comidas favoritas de los niños y sus padres por generaciones, ahora se está convirtiendo en el gran enemigo dentro del sistema escolar.

La alergia al maní y las nueces es tan severa, que puede causar la
muerte en pocos minutos. No es una intolerancia cualquiera, es una
reacción violenta del sistema inmune frente a la más mínima cantidad
del alergeno, incluso al tocarlo e inhalarlo.

Los síntomas pueden ser desde un ligero brote en la piel hasta una
reacción extrema llamada anafilaxis, donde la presión se baja
rápidamente y la garganta y la tráquea se cierran en segundos.

Para los pequeños que sufren éste tipo de alergias, el estar cerca de
otro niño que está comiendo maní, el aspirar o el tocar
inadvertidamente un mueble o juguete untado de la deliciosa
mantequilla, puede en el mejor de los casos, obligarle a recibir una
inyección de una droga llamada epinefrina y una visita de emergencia al
hospital.

La comunidad médica se encuentra asombrada frente al aumento
vertiginoso de éste tipo de reacciones alérgicas, ya que hace unos años
era algo completamente desconocido.

El sistema de escuelas públicas en los Estados Unidos está
restringiendo cada vez más el consumo tanto de las nueces como de la
mantequilla de maní dentro de las escuelas y lo que antes era el
alimento obligado en el almuerzo escolar, pasará a ser historia.

Los padres y la comunidad deben acatar las nuevas normas y solidarizarse no sólo con lo pequeños que padecen la alergia, sino con los angustiados padres que viven con la zozobra de tener que enfrentar un choque anafiláctico de su hijo.

1 Comentarios en este artículo

  1. Ivette Martín dice:

    Saludos. Soy una mujer de 52 años. A lo largo de mi vida he hecho ejercicios y he vigilado mi dieta. Siempre había disfrutado de los emparedados de mantequilla de maní hasta anoche. Al poco rato de comer unas pocas galletas con la mantequilla, me di un baño y me fui a dormir. Poco a poco fui sintiendo mi presión arterial subiendo hasta llegar a niveles en los que me sentí sumamente preocupada.

    Mi presión arterial siempre ha sido baja por naturaleza, pero anoche tuve un capítulo que pensé que me podía dar un ataque al corazón por sentir todo mi sistema alterado dramáticamente. Pasé la noche en vela, rogando que no tuviera que ir al hospital.

    Hoy no comí apenas hasta que me dió hambre en una tienda y vi que tenía en la cartera unos dulces M&M, maní cubierto con chocolate y en automático me comí, gracias a Dios, solo uno. La reacción fue inmediata. El corazón se me aceleró, un poco menos que la noche anterior, pero me recordó que el maní fue el que me causó la aceleración de mi sistema.

    Definitivamente, algo está mal con el maní y sus productos. Es mejor erradicarlos de la dieta pues no sabemos cómo el cuerpo nuestro va a reaccionar. Es un peligro.

    Ivette Martín

Hacer un comentario

Advertise Here