En la categoría | Alimentación, Salud infantil

Etiquetas : ,

Los almuerzos escolares, un problema de peso

Es la primera vez en la historia de los Estados Unidos que los niños tienen una expectativa de vida menor que la de sus padres

Lonchera

El centro para el control de las enfermedades de los Estados Unidos ha reportado que hay más de 12 millones de niños y adolescentes que sufren de sobrepeso, esto los pone en riesgo de sufrir enfermedades que en el pasado afectaban sólo a los adultos como la diabetes tipo II y la hipertensión.

Lonchera2

La alimentación que reciben los niños está provocando que el sobrepeso
se convierta en el mayor problema de salud al que se enfrentan hoy los
pequeños. Debido a esto, los almuerzos que se sirven en muchas de las
escuelas públicas en los Estados Unidos son ahora la causa de un gran
debate a nivel nacional.

Para muchos padres, la comida que se ofrece
allí, es un factor importante en la epidemia de obesidad que se
presenta entre los niños, no sólo por la mala calidad de la comida,
sino por los malos hábitos alimenticios que adquieren los niños al
comer día tras día una unos alimentos poco nutritivos y llenos de
calorías.

La organización “Two Angry  Moms”  (Dos Madres Furiosas) Comenzó ,
cuando dos madres cansadas de empacar almuerzos para sus hijos, y
tratar de que no comieran la comida de la escuela, decidieron hacer
algo, a mayor escala. Ellas están tratando de formar una alianza con
millones de madres que piensan como ellas y que desean una mejor
nutrición para sus hijos.

Mientras logran cambiar la legislación en
miles de Condados a lo largo y ancho del país, ellas nos ofrecen
sugerencias de cómo preparar una mejor lonchera o fiambrera para
nuestros niños:

1.    Involucre a su hijo en la preparación ofreciéndole sólo opciones saludables, entre las que no debe haber comida procesada.
2.    Si la noche anterior el niño participa y escoge su comida, es más probable que al día siguiente se la quiera comer
3.    Envíe comida caliente y fría en recipientes especiales para conservar la temperatura
4.    Guarde un poco de la comida que ellos disfrutaron a la cena, seguramente la van a querer comer nuevamente en su almuerzo
5.    Cocine cantidades más grandes de lo que se utilizará en una cena
regular de su familia y guarde porciones para usarlas en uno o dos días.
6.    Compre las opciones más nutritivas posibles: pan integral,
frutas, vegetales frescos. Mientras menos preservativos lleve la
comida, será mejor para ellos.
7.    Llene su fiambrera de amor, recorte corazones, para los más
pequeños o escriba una nota deseándoles un feliz día a los que ya saben
leer.

Más información

Hacer un comentario

Advertise Here