En la categoría | Alimentación, Salud infantil

Prevenir la obesidad infantil es un asunto de toda la familia

Matrioshka_small

La obesidad significa que una persona tiene mucha grasa en el cuerpo. Es diferente del sobrepeso, que significa que una persona tiene demasiado peso.  Los dos términos significan que el peso de una persona está por encima del que se considera saludable con respecto a su estatura.  Los niños crecen a ritmos diferentes, de manera que no siempre es fácil saber cuando un niño tiene sobrepeso y cuando es obeso. Lo más aconsejable es pedirle al médico que mida la estatura y el peso del niño para determinar si ella o él se encuentran dentro del rango saludable.

Se considera que un niño con un índice de masa corporal (IMC) que
esté por encima del percentil 95 teniendo en cuenta su sexo y edad
tiene sobrepeso. El IMC utiliza las medidas de estatura y peso para
estimar cuánta grasa corporal tiene una persona. Para calcular el IMC
de su hijo, divida su peso (en kilogramos) entre el cuadrado de su
estatura (en metros), es decir, peso/estatura.

Una forma más fácil de obtener el IMC de su hijo es utilizar una
calculadora de IMC. Una vez haya determinado el IMC de su hijo, puede
representarlo en una gráfica estándar de IMC. Su hijo pertenecerá a una
de las siguientes cuatro categorías:

  • Peso por debajo de lo normal: IMC por debajo del percentil 5
  • Peso normal: IMC entre los percentiles 5 y 85
  • Riesgo de sobrepeso: IMC entre los percentiles 85 y 95
  • Sobrepeso: IMC por encima del percentil 95
     

La obesidad se presenta cuando el niño consume más calorías de las
que utiliza. La diferencia entre las calorías que se consumen y las que
se gastan difiere de una persona a otra. Entre los factores que
influyen en este balance se encuentran la predisposición genética,
comer más de la cuenta, consumir alimentos con alto contenido de
grasas,  y una vida sedentaria.

La obesidad en la vida adulta aumenta el riesgo de diabetes, enfermedades del corazón, artritis y algunos tipos de cáncer.

  • Si es necesario que el niño se someta a un régimen de reducción
    de peso, es conveniente que toda la familia acoja hábitos saludables de
    alimentación, de forma que el niño no se sienta excluido. Usted puede
    impulsar una dieta saludable en su hogar promoviendo un mayor consumo
    de frutas y verduras, y comprando menos bebidas carbonatadas (sodas), y
    menos alimentos con un alto contenido de calorías y grasas.

  • No
    ponga a su niño en un régimen de reducción de peso a menos que su
    médico lo haya recomendado.  Recuerde que si los niños no comen lo
    suficiente, ellos no podrán crecer y aprender como debieran.

  • La actividad física también le ayudará a prevenir que su hijo se vuelva obeso o que tenga sobrepeso.

  • Si
    su niño es obeso, dígale que lo ama, que él o ella es especial y que es
    importante. Los sentimientos de los niños sobre ellos mismos muchas
    veces se basan en los sentimientos que tienen los padres hacia ellos.
    Acepte a su hijo independiente del peso que tenga. Escuche las
    preocupaciones de su hijo sobre su propio peso.  Los niños con
    sobrepeso muchas veces son más conscientes del problema que las otras
    personas.  Ellos necesitan apoyo, comprensión y estímulo de parte de
    sus padres.

Fuente: NIH

Powered by ScribeFire.

Hacer un comentario

Advertise Here