En la categoría | Educación infantil, Salud infantil

Etiquetas :

¡Las mochilas escolares no deben convertirse en una tortura moderna!

Mochila_escolar
No sé si a ustedes le has pasado, pero muchas veces he sentido pesar al ver a algunos niños haciendo un gran esfuerzo mientras cargan sus mochilas llenas de libros escolares. En algunos lugares se da por sentado que esta es una realidad inevitable, aún cuando parece evidente que semejante esfuerzo no es bueno para la salud.

Recuerdo, por ejemplo, cuando Cristina, con no más de diez años y 30 kilogramos de peso, tenía que llevar y traer todos los días de la escuela una mochila que pesaba unos ocho kilos. Es tanto como si yo, que peso unos 80 kilos, tuviera que llevar y traer todos los días de la oficina un maletín de 19 kilos.

Pero como digo, a fuerza de ver a todos los niños en la misma situación terminamos por creer que eso es lo correcto. Y no es así.

Por eso me llamó la atención un estudio de la Universidad Manuela
Beltrán de Bogota, Colombia, donde se reveló que el exceso de peso en
las mochilas escolares produce daños en la columna vertebral y en otras
partes del cuerpo.

Según este estudio los niños entre seis y siete años no deberían cargar
en sus mochilas más de dos kilos de peso.  Ese peso equivale a dos
libros de 100 páginas, dos cuadernos y un pequeño bolso para colores y
lápices.

Entre los siete y los 17 años el límite debería ser de seis kilos. Si
la mochila se lleva a un lado de la espalda, su peso no debería superar
los cuatro kilos.

Un peso mayor produce fatiga en los músculos del cuello y podría
agravar desviaciones vertebrales como la escoliosis.  El exceso de peso
tiende a oprimir los discos de la columna, produciendo dolor y daños
que solo serán evidentes después de varios años.

Las investigadoras afirman que cualquier dolor de espalda en los niños
es una señal de alerta y nos indican que es momento de darle mayor
seriedad a este problema y buscar la ayuda de un médico especialista.
Pero no hay que llegar hasta ese punto. Es mejor prevenir.

En Colombia no existe actualmente una regulación sobre esta materia y
normalmente la prevención queda en manos de los padres o los colegios,
sin que exista en realidad un criterio válido para orientar a los
niños. Este estudio entra a llenar en parte ese vacío. 

En Italia, por ejemplo, existe una ley aprobada en el 2007 que evitará
que los niños carguen un peso mayor al que pueden resistir y vigilará
que las mochilas sean realmente ergonómicas. En Francia, por otra
parte, existe un movimiento de padres de familia que están presionando
al gobierno para que regule el peso que pueden llevar los niños en sus
mochilas.

Vía: El Tiempo

Hacer un comentario

Advertise Here