Ser Bilingüe no es Sólo Cuestión de Lengua sino de Cultura

Caporales
Los niños hispanos que llegan a los Estados Unidos siendo muy pequeños o que nacen aquí, tienen una facilidad asombrosa para aprender ingles. Para sus padres el proceso es mucho mas lento y difícil, no sólo porque para casi todos los adultos no es fácil aprender una segunda lengua, sino también porque ellos mantienen vivas sus raíces y siguen conservando fuertes lazos con sus amistades y sus familias. Además, muchos de ellos pueden comunicarse en español en su vida diaria y en su trabajo.

Para los niños el proceso de aprendizaje es muy rápido y al muy poco
tiempo de estar en la escuela se sienten más cómodos hablando en ingles
que en español. Muchas veces son los mismos padres quienes refuerzan el
hecho de que sus niños se expresen en ingles para evitarles ser
discriminados o porque contemplan maravillados como sus niños si puedan
hacer lo que a ellos les cuesta tanto trabajo.

El problema se presenta cuando la barrera del idioma comienza a ser un
obstáculo para la comunicación familiar. Cuando los padres no pueden
comunicarse cómodamente en inglés y los niños pierden la capacidad de
hacerlo en español, la comunicación entre padres e hijos puede ser muy
difícil y abre un espacio para que los niños se aíslen, especialmente al llegar a la
adolescencia.

Es muy importante que nuestros hijos conserven la lengua materna, no
sólo para que en su futura vida profesional  y laboral tengan mayores
beneficios económicos, sino principalmente para que conserven sus
raíces y cultura, para que haya una comunicación fluida tanto con su
familia cercana como con su familia extensa en el país de origen. Si no
inculcamos en nuestros hijos el aprecio por su cultura y sus raíces,
ellos muchas veces podrán sentir que no pertenecen a ninguno de los dos
países y que siempre serán extranjeros, no importa donde estén.

Hacer un comentario

Advertise Here