En la categoría | Lactancia

¿Cómo debo prepararme para amamantar a mi bebé?

Bebe_lactancia

Amamantar a tu bebé puede ser una de las experiencias más hermosas que tengas en tu vida y por ese motivo es importante estar preparado, tanto física como emocionalmente.

La lactancia es una prueba difícil para la mamá que lo hace por primera vez, mi primer consejo sería que te pongas en contacto con un grupo de apoyo a la lactancia dentro de tu comunidad, bien sea La Liga de la Leche, o a través de tu hospital o tu médico.

Si tu madre, una amiga cercana u otra persona que conozcas ha tenido o tuvo una buena experiencia amamantando, ella puede ser tu mejor guía. Antiguamente la lactancia pasaba de madres a hijas o dentro de las

comunidades las niñas aprendían viendo a las mujeres mayores amamantar

a sus bebés.

Ahora, cuando una mujer tiene un hijo, casi nunca ha visto de cerca de

otra mujer amamantando. En muchos países incluso existen leyes que

prohíben a la madres alimentar a sus hijos en público. Lo normal es ver

a las madres cargando además del bebé un gran bolso lleno de biberones,

tarros de leche, termos de agua caliente, etc.

A pesar de que la lactancia es instintiva en todos los mamíferos, en

los humanos éste lazo parece haberse roto, los hospitales se hacen

cargo de los recién nacidos y cualquier asomo de instinto se rompe, si

la madre no puede estar con su hijo. Por eso es importante tratar de

aprender, como lo dice el libro de la Liga de la Leche “El arte

femenino de amamantar”.

Si puedes estar cerca de otras madres lactantes antes de tener a tu

bebé, ésta sería la situación ideal. Escuchar las experiencias y

dificultades, exponer tus dudas y poder ver a niños y madres en acción

es la mejor escuela. Si no tienes esta posibilidad, es importante que te informes todo lo

que puedas, ya sea en libros sobre lactancia o en el Internet.

Bebe_lactancia_2

Esto es

importante que lo hagas no sólo tu, sino también tu esposo, tu madre y

las personas que vayan a estar a tu alrededor los primeros meses

después de que nazca tu bebé. Por muy buenos deseos que tenga la madre de amamantar a su hijo, si

quienes están a su lado no le brindan confianza, lo más probable es que

no pueda hacerlo.

Tu médico personal y el pediatra que vaya a estar a cargo de la salud

de tu hijo también deben conocer sobre la lactancia y estar dispuestos

a ayudarte. Muchas veces ellos se limitan a decirle a la madre que la

lactancia es lo mejor, pero te dan la fórmula de la leche artificial

por si acaso y no se toman el trabajo de ayudarte y reforzarte si

necesitas ayuda. Habla con otras madres para informarte que tanto apoyo

recibieron del médico respecto a la lactancia antes de tomar ninguna

decisión.

Debes tener a la mano el teléfono de otra madre a quien puedas llamar y

con quien puedas compartir tus dudas y dificultades, en los grupos de

apoyo a la lactancia encontrarás que hay otras madres dispuestas a

ayudar.

Pídele a tu médico que revise tus senos antes del parto para estar

segura de que no tienes el pezón invertido y para que te indique que

tipo de masajes puedes hacerte para ir fortificando los pezones.

En la antigüedad no existían los sostenes y las telas eran más burdas;

el constante roce de la tela contra la piel, hacía que la piel fuera

más gruesa. Ahora, cuando cubrimos nuestros senos desde la pubertad con

la suavidad de los sostenes, la piel se conserva muy suave y poco

resistente al roce.

Consigue una botella de agua grande para tenerla a mano cada vez que te

sientes a amamantar a tu hijo. La sed te secará la garganta, es un

reflejo de tu cuerpo pidiendo líquido para reponer el que se está

tomando tu bebé.

Acostúmbrate a una dieta sana y balanceada, el bebé sacará de tu cuerpo

lo que él necesita, si no te alimentas bien, serás tú en primera

medida, quien pierda los nutrientes que estás dejando de comer.

La cafeína pasa a la leche, y lo que más desea una madre es que su bebé

duerma bien, bajar el consumo de cafeína a lo mínimo, es algo que los

beneficia a los dos.

Asegúrate de tener ropa cómoda para amamantar, tanto en el día como en

la noche. Venden ropa especial con aberturas a ambos lados de la blusa

o camiseta, pero también podrás utilizar muchas prendas de antes del

embarazo. Lo que no podrás utilizar son vestidos de una sola pieza sin

botones en el frente y camisas de dormir. Tendrás que alimentar a tu

bebé infinidad de veces en la noche y debes estar los más cómoda

posible.

Durmiendo

La forma más fácil de amamantar a tu bebé en la noche es que ambos

estén acostados de medio lado, así puedes descansar y dormitar mientras

el bebé toma su leche. Por ésta razón debes buscar la forma de que tu

hijo esté seguro y no se vaya a caer de tu cama. Puedes colocar la cama

contra la pared, colocar un riel de malla de los que se usan para niños

mayores, o colocar una cunita especial de las que se adaptan a la cama

de los adultos.

Es mejor que el bebé no duerma entre tu esposo y tu por

varios motivos: el primero es que la madre está conectada de una manera

especial con su bebé y sus ciclos del sueño y de la producción de leche

se sincronizan de una manera admirable. Para los hombres es más difícil

crear ésta conexión y cuando duermen profundamente, podrían dar la

vuelta y sofocar al bebé o golpearlo con un movimiento involuntario.

La otra razón es que debes poder mantener la cercanía e intimidad con

tu esposo. Dormir abrazados no es una costumbre que deba perderse al

nacer el bebé. Los primeros meses el bebé va a consumir casi todas sus

horas de vigilia, poder abrazarse en la noche, permite reencontrarse.

Además, pasar las noches sentada en una silla, por más cómoda que sea,

amamantando a tu hijo mientras vuelve a dormirse, puede convertirse en

una verdadera pesadilla. Lo hice con mi hijo mayor, nunca se me ocurrió

ponerlo en la cama conmigo hasta que ya estaba a punto de morirme por

falta de sueño. Las interminables noches que pasé en la silla mecedora

no se las deseo a nadie. Te aseguro que podrás descansar mejor si

tienes al bebé al alcance de la mano.

Visita nuestro índice de artículos relacionados con la lactancia

Hacer un comentario

Advertise Here