En la categoría | Lactancia, Mundo del bebé

Huelga de leche

Cuando el bebé se rehúsa a amantarse y todavía no está en proceso de destete, se encuentra en una “huelga de leche”

Noquieroleche

La huelga del bebé es una forma de llamar la atención a su madre de que

algo no está bien y la madre debe buscar las posibles causas del

problema. Los motivos más comunes pueden ser:

  • Dolor por un nuevo diente que va a salir, o por una inflamación o infección en la boca o garganta del bebé.
  • Una infección de oído.
  • Un resfriado o que el bebé tenga la nariz tapada, lo cual le dificulta la respiración.
  • El bebé puede estar tomando muchos biberones y se acostumbró al flujo rápido y fácil de la leche.
  • El uso prolongado del chupo o entretenedor.
  • Un cambio drástico en la rutina del bebé, como el hecho de que la mamá vuelva al trabajo.
  • Alergia a algo que comió la madre.
  • Cambio en el sabor de la leche causado por una vitamina o droga que esté tomando la madre.
  • Miedo de que la madre grite como la última vez que el ensayó su diente nuevo.
  • Estar muy ocupado o alerta con lo que sucede a su alrededor.
  • Ninguna razón que su madre pueda encontrar.

Es muy difícil para una madre sentir que su bebé rechaza su alimento, no solo por el miedo a que esté enfermo, se deshidrate o esté hambriento, sino también porque ella duda de sus habilidades como madre. En general no es que el bebé se esté destetando, el destete es un proceso lento que puede durar meses. La huelga es repentina y sucede en unas pocas horas.

¿Qué debo hacer?

Jeringa

jeringa para alimentar al bebé amamntado

Es el momento de reafirmarse en el deseo de amamantar, ofrecer el seno frecuentemente, y observar detenidamente el bebé. Actúa enfermo? Se ve hambriento? Tal ves si te extraes un poco de leche y se la ofrezcas con una cucharita, un gotero o una jeringa, quizás él pueda tomar un poco.

Trata de amamantarlo en otra posición, o en una habitación con poca luz y sin ruido donde no se distraiga. La ducha o un baño en la bañera es un buen recurso, cuando el bebé se relaja con el agua tibia, puede amantarse mejor. Espera que esté soñoliento y trata de alimentarlo acostado a tu lado. Si su boca está inflamada y le duele tragar, tal vez puedas congelar un poco de leche y quebrarla en trozos muy pequeños. Este método me sirvió infinidad de veces y fue muy salvación cuando ya nada parecía funcionar.

Si nada de esto resulta, es importante extraerte la leche a intervalos regulares, no sólo para mantener un suministro adecuado de leche, sino para prevenir un ducto taponado o una inflamación del seno.

Si la huelga continúa, no cedas a la tentación de complementarle con leches artificiales, es importante que el pediatra lo revise por si hay una causa física, pero puedes estar segura de que él no se morirá de hambre. En general una huelga de leche puede durar entre dos y cinco días, incluso más. Es importante llevar un registro de sus pañales mojados, si él todavía moja de 6 a 8 pañales de tela, o de 5 a 6 desechables, quiere decir que él está tomando la cantidad de líquidos necesarios.

Ante todo, no te des por vencida, ni te desesperes, luego será sólo una anécdota más en la vida de tu bebé. Aún cuando él te rechace, te necesita más que nunca y confía en ti.

Visita nuestro índice de artículos relacionados con la lactancia

Hacer un comentario

Advertise Here