En la categoría | Lactancia, Mundo del bebé

La Lactancia, un ciencia milenaria que debe aprenderse de nuevo

Lactancia3

Hace un tiempo mientras amamantaba a mi

hijo, una mujer se me acercó y me dijo: “Yo hubiera querido amamantar a mi hija

cuando nació, pero no tuve quien me dijera que debía hacer.”

“Cuando ella nació, había muy pocas

enfermeras en el hospital y todas ellas parecían estar muy ocupadas, yo estaba

esperando que me trajeran un biberón para mi hija, pero sólo me dieron la

bandeja con mi desayuno. Para ese momento mi niña estaba a los gritos y tuve que

darle un poco de café con leche con una cuchara, mientras me trajeron el

biberón.”

Yo me preguntaba cómo era posible que esta

mujer no haya pensado que tenía sus senos para alimentar a su bebé, que éstos

no eran sólo un adorno de su cuerpo. Pero realmente el problema no era de ella,

es de la sociedad que ha eliminado nuestros instintos hasta tal punto, que las

mujeres ya no sabemos hacer lo que antes fue básico para la subsistencia de

nuestra especie.

Antes las niñas veían amantar a sus madres

y tías, y cuando ellas tenían sus hijos, ya sabían lo que debían hacer. Si

tenían dudas o problemas, todas las otras mujeres a su alrededor sabían

aconsejarlas o ayudarlas.

Si deseas amamantar a tu bebé, aquí

encontrarás algunos de esos principios básicos:

1. Debes amantar lo más pronto posible, ojalá

desde la misma sala de partos:

Si esto no es posible porque te han hecho cesárea,

pide que te lleven tu bebé tan pronto salgas de cirugía.

En estos momentos el instinto de succión

del bebé es muy fuerte, él busca instintivamente el seno.

Pide de antemano a las enfermeras que no le

den biberón a tu hijo, eso puede confundirlo y crearle problemas para

amamantarse, la succión en el seno es diferente a la que hace en el chupo.

Además si tu bebé está con la barriguita llena, no buscará tu seno.

2. Pide que te dejen el bebé a tu lado

mientras estas en el hospital:

Si las enfermeras se llevan tu bebé para

que puedas descansar, es muy posible que le den biberón. Tu necesitas tu bebé

cerca para producir y darle de mamar el calostro. El calostro es una sustancia

que sale antes de la leche, llena de calorías y nutrientes, pero especialmente

llena de anticuerpos que protegerán a tu bebé contra las enfermedades e

infecciones mientras madura su sistema inmune.

Lactancia1

3. Amamanta tu bebé cuantas veces te lo pida,

de día y de noche:

No le pongas horario, ni trates de

encuadrarlo dentro del tuyo. La única forma de tener un buen suministro de

leche es ofreciendo el seno a menudo. No es necesario que sientas los pechos

llenos, una vez has establecido tu producción de leche, no te sentirás

inflamada, ni adolorida.

4. Asegúrate de que tu bebé está succionando

correctamente:

Debes escuchar que tu bebé está tragándola

leche y además no debes tener un dolor

fuerte en los pezones cuando el bebé esta comiendo. Es normal presentar algo de

dolor al principio, pero debe ser algo soportable, si el dolor es intenso debes

consultar con una enfermera, consultora de lactancia o con una madre de la liga

de la leche. Ellas te podrán ayudar a colocar el bebé correctamente.

5. Permite que el bebé tome primero de un seno

todo lo que desee:

El mismo demostrará si quiere seguir con el

otro en la misma toma. Si se queda dormido, no lo despiertes, empieza con el

otro seno la próxima vez. Cuando sea mayor muy posiblemente tomará toda la leche

de ambos senos.

6. No caigas en la tentación de darle biberón:

Son muy pocas las madres que por razones

fisiológicas, no pueden amamantar a sus hijos. Casi todas las madres pueden

producir la cantidad de leche necesaria para su hijo, incluso cuando son mellizos.

Si tu bebé se acostumbra a complementar con biberón, no podrá mamar

eficientemente del seno como para poder mantener el suministro de leche que

necesita.

7. Evita darle chupete de entretenimiento

durante las primeras semanas:

La lactancia es un aprendizaje tanto para

la madre y como para el bebé, los chupetes y los biberones lo confunden.

8. Los bebés buscan el seno por razones

diferentes al hambre:

Si ves que tu bebé desea mamar, pero notas

que está llenito, ofrécele el seno vacío, tal vez tiene un gas que lo molesta o

quiere dormirse, tal vez necesita estar cerca de ti y sentirse protegido.

9. Trata de descansar cuando tu bebé duerme:

Si este es tu único hijo, esto será más

fácil de lograr, si tienes otros niños, trata de leerles un libro o hacer

alguna actividad que no requiera de esfuerzo físico. Guarda tus energías y

aliméntate bien.

10. Busca apoyo:

Busca la Liga de la leche de tu localidad o la ayuda de otra

madre que haya amantado sus hijos y si no tienes a nadie cerca, recuerda que puedes usar el

Internet donde también puedes encontrar grupos de apoyo.

Visita nuestro índice de artículos relacionados con la lactancia

Fotografías de Victoria Restrepo

 

Hacer un comentario

Advertise Here