En la categoría | Lactancia, Mundo del bebé

¿Por qué llora mi bebé?

El llanto del bebé es una señal perfecta y

se produce automáticamente, el bebé no piensa para llorar. El llanto altera a

sus padres y envía una señal que los lleva a prestarle atención. Los sonidos que

cada bebé transmite son únicos y expresan sus necesidades de una forma

diferente.

Llorando

El llanto no es solamente un sonido, es una

señal, diseñada par la supervivencia del bebé, es su lenguaje y su primera

forma de comunicación. Si el bebé no llorara, tendría hambre y no se

despertaría y si tuviera un dolor o tuviera frío, no podría hacérselo saber a

su madre. Llorar no es un hábito que adquiere el bebé, ni es algo que el

disfruta, tampoco es bueno para “desarrollar sus pulmones”, como alguna vez se

dijo.

Cuando algo no está bien, la única forma

que el bebé tiene de comunicarse es por medio del llanto y responder al llanto

del bebé es lo biológicamente correcto. Las madres están programadas para

responder al llanto de su bebé, no a reprimirse. En su cuerpo se producen

cambios físicos cuando ella escucha el llanto, su flujo sanguíneo se aumenta en

sus senos y siente la urgencia de cargar y amamantar.

Llanto

Cuando se ignora el llanto del bebé, se

desarrolla una situación en que ambos pierden, tanto la madre como su bebé.

Eventualmente él se dará por vencido y disminuirá sus señales, es decir, dejará

de comunicar sus necesidades. Algunos bebés, nunca se dan por vencidos, y cada

vez llorarán con más fuerza. Si usted decide dejarlo llorar y sólo tomarlo en

brazos cuando está tranquilo, usted podrá demostrarle que no fue el llanto lo

que llamó su atención y que usted está en control de la situación, pero también

estará diciéndole que él no tiene como comunicarse con usted.

Al dar una pronta respuesta al llanto del

bebé, el aprenderá a llorar “mejor” y la madre también aprenderá a leer mejor

sus necesidades y anticiparse a ellas. Esto es un reto que todas las madres

enfrentan con cada uno de sus hijos, ya que cada bebé es único y tiene formas

diferentes de expresarse.

No es su culpa que el bebé llore, si usted

responde y trata de hacerlo sentir seguro, no necesita sentirse culpable, aún

si el bebé continúa llorando. No lo tome como algo personal, ni dude de su

habilidad como madre, su trabajo en este caso consiste solamente en tratar de

crear un ambiente lo más cómodo para él, donde tenga la menor necesidad de

llorar. Se ha demostrado que los bebés que aprenden a confiar en sus padres, y

que saben que ellos atienden rápidamente sus necesidades, serán en el futuro

los niños más seguros y menos demandantes. Las madres que dejan llorar sus

bebés, se vuelven más insensibles a sus necesidades y más adelante tienden a

llevar ésta insensibilidad a otros aspectos de la crianza.

Fuente: Ask Dr. Sears

Visita nuestro índice de artículos relacionados con la lactancia

Hacer un comentario

Advertise Here