Historia de un parto. La experiencia de una madre

Pies¡
Son las 3:20 de la mañana y ya casi vas a llegar! Llevo 3 horas con contracciones y tuve que levantarme porque me siento muy incomoda acostada. Tengo las contracciones cada 5 minutos, ojalá no vaya a ser una falsa alarma. Desde las 12:30, siento un goteo cuando voy al baño creo que es mi fuente que se rompió.

Las contracciones no son muy estables a veces son cada 5, otras cada 2, otras cada 4 minutos y me duran entre 45 y 50 segundos. Las siento más fuertes en la espalda que en el abdomen.

Tú estás pateando fuerte y moviéndote, yo estoy haciendo mis ejercicios de respiración. Son las 5 de la mañana y estamos saliendo para el hospital. Me da una emoción increíble al pensar que la próxima vez que entre a mi casa, será contigo en brazos.

Ya estoy en mi habitación, las enfermeras me revisaron e hicimos todos
los papeles necesarios, mis contracciones siguen fuertes y continuas,
pero todavía las puedo manejar. Sólo tengo 2 centímetros de dilatación.

Son las 10 AM, mi doctora acaba de revisarme, me ayudó a relajarme y me
tranquilizó me dijo que el primer parto puede tomar muchas horas.

12 PM, el dolor es muy fuerte, ya dilaté hasta 5 centímetros y mi
doctora me preguntó si quería anestesia, yo dije que sí. Bajé a la sala
de partos y mientras me preparaban para la epidural llegó otra mujer
gritando terriblemente.

Me preguntaron si podía esperar mientras le daban a ella su anestesia.
Dije que sí, me di cuenta inmediatamente de que mi respiración y
relajación sí funcionaban. Yo la escuchaba a ella completamente fuera
de control y sentía que para mí era más importante no escucharla, que
la anestesia.

Selva

Cuando hice mi curso prenatal y nos enseñaron a relajar, nos pidieron
que visualizáramos un lugar y un momento hermoso que hubiéramos vivido.
Luego debíamos tratar de revivir ese momento cuando estuviéramos en el
trabajo de parto.

Mi vivencia era de un sitio donde estuve de camping un par de años
atrás. Era un lugar en medio de la selva, con un río de aguas
cristalinas cuyo fondo estaba formado por rocas de mármol. El río se
movía suavemente entre las selva, y yo me deslizaba sobre un neumático
observando unas mariposas azules, pájaros multicolores y escuchaba el
sonido del agua y los ruidos de la selva.

Traté de concentrarme lo más posible y cuando finalmente me dieron la anestesia ya había llegado a 9 centímetros.

2 PM, el alivio del dolor fue inmediato, puedo sentir las contracciones fuertísimas, pero ya no me duele.

Llego a 10 centímetros y empiezo a pujar, es un proceso muy largo, se me hace eterno.
5 PM, por fin puedo besarte, verte, tocarte, ¡es increíble hijito mío!

Te han llevado a aspirarte la nariz y a limpiarte. Ahora por fin estás
otra vez entre mis brazos, ¡cuantos meses esperando éste momento!

7 PM Ya en la habitación contigo puedo conocerte bien, te había
imaginado diferente, creía que ibas a tener mucho pelo y eres casi
calvo. Te he puesto al pecho y has chupado con fuerza. Tienes la cabeza
alargada, pero tu pediatra dice que es porque has estado en el canal de
nacimiento mucho tiempo, pero que mañana estarás bien.

Hacer un comentario

Advertise Here