En la categoría | Mundo del bebé

Los sentidos del bebé: El gusto y el olfato

Olor_gusto

Los sentidos del olfato y el gusto están presentes en el bebé desde el momento de nacer y le ofrecen un sentido de protección y de supervivencia ya que asocia y reconoce la leche y el olor de la madre.

El bebé nace con la capacidad de saborear y reconocer el sabor de la leche. Durante la gestación, el bebé toma líquido amniótico y muy posiblemente esta temprana experiencia, marca su capacidad de clasificar ciertos sabores.

Los bebes parecen tener incluso más papilas gustativas que los adultos. Ellos pueden distinguir un sabor dulce de un sabor amargo desde el nacimiento, pero la reacción hacia la comida salada, sólo aparece hacia los 5 meses.

Los bebés también son sensibles al olor desde el nacimiento, ellos

pueden reconocer el olor de la leche materna, al ofrecerles un pañuelo

entrapado en leche dirigirán su boca hacia él, pero voltearán su

cabeza hacia el otro lado si se les acerca  un olor desagradable

(como un pañal sucio).

Los bebés muy pronto pueden reconocer el olor de la leche de su madre,

rotarán su cabecita hacia ella y rehusarán la de otra madre.

El sentido del olfato es uno de los primeros que ata al bebé con sus

padres y ellos pronto comenzarán a mostrar preferencias hacia ciertos

olores, como el olor de la mantequilla o el limón.

Después de unos meses el bebé reaccionará a olores familiares como el

de su manta o el de sus muñecos de peluche y llorará si éstos son

lavados, ya que han perdido su olor familiar y le generarán

desconfianza.

Visita nuestro índice de artículos relacionados con la lactancia

Hacer un comentario

Advertise Here