En la categoría | Mundo del bebé

Tiempo de Ser Madres

La maternidad es un regalo para toda la vida

Jessicaypatricio

Lo único seguro para cada nueva madre es que va a sentir el
amor y la felicidad como nunca antes, pero también el dolor y el miedo. Ese lazo entre
la madre y el hijo es el que permite que podamos pasar noches sin
dormir, que podamos caminar sin tregua con nuestro bebé en brazos
tratando de amortiguar una barriguita adolorida o jugar y contar
cuentos interminables a través de una larga noche de fiebre.
 

Isabella2

Este vínculo que viene como un regalo de nuestras hormonas y de una
evolución que durante millones de años  ha desarrollado formas cada vez
más sofisticadas de preservación de la especie, no tiene garantía
tampoco. Como cualquier otro tipo de relación humana, también puede
romperse, agotarse y deteriorarse en el camino y es ahí cuando las
hormonas ya no están listas a darnos el soporte para continuar cuidando
a nuestros hijos, y cuando es más difícil, pero más importante, continuar
fortaleciendo este vínculo.

Para la mujer de hace 50, 100 o más años, no existía siquiera la
posibilidad de preguntarse cómo quería vivir o qué quería llegar a ser.
La maternidad no era una opción y el cuidado de los hijos era su
obligación. Con la aparición de la píldora, la mujer comenzó a tener
opciones que le han ido permitiendo no sólo programar su maternidad,
sino que le ha dado espacio para capacitarse e ingresar al mundo
laboral.

Caro

El cambio ha sido tan rápido que se ha convertido en una trampa, la
sociedad hoy no tiene los recursos para apoyar a la mujer en su
decisión de tener una vida laboral y al mismo tiempo cuidar de una
manera adecuada a sus hijos. Cada día millones de madres en todo el
mundo, por necesidad o por decisión, se separan cada día de sus hijos
pequeños para ir a trabajar.

Llorando

Encontrar el balance es muy difícil y no hay respuestas seguras, pero
si tratamos de mirar hacia adelante y tenemos claro cómo queremos ver a
nuestros hijos cuando sean adultos, cuáles son los valores que queremos
que ellos tengan y qué esperamos de ellos, tenemos que darnos cuenta de
que esto no se logra con el deseo y requiere del recurso más limitado y
valioso que tenemos y el más difícil de dar: “nuestro tiempo”.

Piscina

La discusión entre calidad y cantidad, nos dio la falsa creencia de que
la “calidad” era suficiente para educar niños felices. Pero como cualquier tipo de
relación, la nuestra con nuestros niños requiere de tiempo y sus pequeñas necesidades muchas veces no tienen cabida en nuestros apretados horarios. 

Darles el tiempo para no hacer nada, para contestar preguntas sin
sentido, para caminar por el jardín en busca de gusanos, para preparar
comiditas de barro o jugar carritos, para contar cuentos… todo esto,
cuando el mundo adulto con sus obligaciones nos presiona y nos hace
olvidar cuales deben ser las prioridades.

Jirafa

Nuestros hijos necesitan nuestro recurso más valioso y esto es algo que
no da espera; cuando lleguen los años de la adolescencia, cuando ellos
ya quieran desplegar sus alas y alejarse del nido, si los lazos que nos
unen con ellos no están fortalecidos por miles de recuerdos hermosos y
de intimidad compartida, será imposible recuperar el tiempo perdido. 

Hacer un comentario

Advertise Here