En la categoría | Cultura y tradiciones

El maíz, regalo del dios Bochica.

Mitomaiz_2

Mito de la cultura Muisca de Colombia

Los Chibchas o Muiscas vivían en un fértil valle rodeado de cerros y ríos cristalinos. Se alimentaban de la caza y la pesca y no les faltaba el sustento.

Durante una sequía muy fuerte, los animales comenzaron a morir y los ríos a secarse. Piraca era un jóven chibcha quien vivía con su esposa y sus dos hijos pequeños, él siempre había podido traer comida para su familia, pero ahora se sentía abatido por el hambre y no sabía cómo conseguir alimento.

Su esposa le recordó de las piedras verdes y brillantes y los granitos
de oro que recogían los niños en el río cuando lo acompañaban en sus
cacerías. Tal vez si Piraca iba al pueblo más cercano podría cambiarlos
por alimentos para su familia.

Piraca partió llevando las piedras en una bolsa de piel y caminó por
varios días, finalmente vencido por el cansancio y el hambre se recostó
a hacer una siesta. Mientras dormía, un gran pájaro negro se le acercó
y le quitó la bolsa de piel. Avenegra_2

Piraca se despertó asustado y miró con tristeza
como las piedras y el oro caían desde las garras del animal y se
perdían en el campo. Desesperado se echó a llorar.

En ese momento se le apareció un anciano de barbas blancas y le dijo:
-
Piraca, no llores deja el oro y las esmeraldas sobre el campo.

-¿Quién eres tu?  preguntó Piraca asombrado de ver al anciano en medio
del campo- Sí yo no recobro mis piedras mi familia morirá de hambre.

-Soy Bochica, el dios de tus abuelos, vuelve en cuatro lunas y
encontrarás un tesoro más valioso que tus joyas, no solo para ti, sino
para tu pueblo.

Piraca obedeció a Bochica y volvió a casa con las manos vacías. Su
familia triste y con hambre esperó el tiempo que pidió Bochica y cuando
se acercaba la cuarta luna salieron esperanzados a buscar el tesoro
prometido.

Al llegar al pequeño valle donde Piraca había perdido sus piedras vieron brillar a lo lejos todo un campo sembrado con unas plantas
verdes, brillantes y sedosas como las esmeraldas, coronadas con unos
penachos brillantes.

Al acercarse y buscar entre sus hojas Piraca
asombrado descubrió el fruto de la planta, resguardado por un capullo
de hojas fuertemente cerradas. Dentro del capullo se escondían cientos
de granitos de oro que brillaban al sol.

Mitomaiz2

Piraca comprendió que Bochica, una vez más recompensaba a su pueblo con el maíz, una planta que nacía del oro y las esmeraldas.

Ilustraciones de Padres Hispanos ©

Indice de actividades artísticas para niños

Para saber más sobre nuestra cultura y tradiciones, haz click aquí

Hacer un comentario

Advertise Here