En la categoría | Cultura y tradiciones

La historia de la fiesta de Halloween

Halloween

La historia de la celebración de Halloween se remonta a más de 2000 años cuando los celtas habitaban la región que hoy es Irlanda.

Ellos celebraban el nuevo año en noviembre, en un día que coincidía con el final del verano y la época de las cosechas y el inicio del oscuro y frío invierno.

El invierno se ha asociado en muchas culturas no sólo con la muerte de la naturaleza, sino también con la muerte humana.

Los celtas creían que la noche antes del año nuevo, la frontera entre la vida y la muerte se borraba y los fantasmas de los muertos podían regresar al mundo de los vivos.

Estos espíritus del más allá podían causar mucho daño, pero al mismo

tiempo permitían que los sacerdotes celtas, llamados druidas hicieran

predicciones sobre el futuro.

Halloween_2

Para conmemorar ésta fecha, los druidas construían grandes hogueras donde quemaban animales como ofrendas a los dioses.

En su celebración, los celtas usaban pieles de animales y utilizaban las cabezas de los animales disecados como máscaras. Al salir de sus hogares apagaban el fuego y cuando la celebración terminaba, cada familia tomaba nuevamente fuego de la hoguera comunal y lo llevaba a sus casas para ser utilizado durante todo el invierno.

Cuando los Romanos invadieron las tierras celtas cerca del año 43 AC, incorporaron dos fiestas que se celebraban en la misma época de la celebración que ya existía. Una de estas fiestas llamada Feralia, se celebraba a finales de octubre y se conmemoraba el paso a la muerte. La segunda celebración era una fiesta en honor a la diosa Pomona, la diosa de las frutas y los árboles.

800 años después llegaron los cristianos y en el papa Bonifacio IV designó el 1 de noviembre como el día de los santos, con la idea de reemplazar la fiesta pagana de los muertos. Esta celebración se llamó All-hallows o All-hallowmas, que significa día de todos los santos. De allí deriva el nombre de Halloween.

Halloween_3

200 años más tarde la iglesia cristiana instauró el día de los muertos el 2 de noviembre, el cual se celebraba de una forma similar a la tradicional fiesta celta, con grandes fuegos, desfiles con personas disfrazadas como santos, ángeles y diablos.

Ahora es una fiesta que se celebra en muchos países y en la que los niños se difrazan y piden dulces de casa en casa, se cuentan historias de fantasmas y se decoran las casas con calabazas, arañas y murciélagos.

Visita el índice de Fiestas tradicionales del mundo

Hacer un comentario

Advertise Here