En la categoría | Cultura y tradiciones

Etiquetas : , ,

La pascua, el conejo y los huevos, una tradición con un orígen muy antiguo

Conejo_pascua
La pascua con su conejo y huevos de colores es otra de las tradiciones cristianas que se tiene sus orígenes en una fiesta pagana.

En la antigua Alemania se celebraban el comienzo de la primavera con un festival pagano dedicado a la diosa “Eostre”.

Según la leyenda, Eostre  había salvado a un pájaro cuyas alas se habían congelado por el invierno y lo había convertido en liebre. Como la liebre, había sido anteriormente un pájaro, todavía podía poner huevos.

ConejopascuaLos primeros misioneros cristianos encontraron que algunas tribus del
norte continuaban celebrando éste festival de manera clandestina a
pesar de que ya los habían convertido al cristianismo. Así con el afán
de salvar a sus nuevos creyentes, les permitieron seguir celebrando sus
antiguas tradiciones, pero dándoles un nuevo sentido cristiano.

La fiesta pagana se celebraba cerca del equinoccio de primavera (21 de
marzo), muy cerca de la fiesta cristiana de la resurrección de Cristo,
así que la iglesia cristiana decidió alterar la fiesta pagana y hacerla
una festividad cristiana y cambió el nombre de “Eostre” a “Ostern” que
es el nombre en alemán de la pascua.

La costumbre de intercambiar huevos coloreados en la primavera es muy
antigua y viene posiblemente desde la antigua Grecia donde se
coloreaban de rojo, el color de la sangre, para expresar la nueva vida
y de verde para significar el nuevo follaje de la primavera.

El huevo era considerado en muchas culturas antiguas como símbolo de un
renacer o una nueva vida. En las clases altas los huevos eran forrados
en laminillas de oro y los campesinos los hervían con hojas y pétalos
de flores para colorearlos.

En la era cristiana los huevos estaban prohibidos durante la cuaresma
por el ayuno, lo que explica la abundancia de huevos en la pascua. Los
antiguos cristianos alemanes celebraban la pascua dándole a sus niños
huevos coloreados. Estos huevos eran depositados por una liebre en unos
nidos que los niños hacían con sus gorros y capas.

La celebración fue llevada a los Estados Unidos por los inmigrantes alemanes y allí cambiaron la liebre por el conejo.

Hacer un comentario

Advertise Here