¿Cómo despertar en sus hijos el amor por la lectura?

Todos queremos que nuestros hijos tengan la mejor educación posible y que aprovechen las oportunidades que se les ofrecen para que tengan un buen futuro. Una herramienta esencial para el logro de estas metas tiene que ver con la relación que ellos establezcan tempranamente con la lectura.

¿Cómo hacer para que ellos se motiven a leer y para que cultiven el amor hacia los libros?
¿Cómo crear las condiciones en el hogar para que los niños y niñas se interesen por la lectura? A continuación veremos algunas ideas que pueden ayudarnos a alcanzar estos objetivos.

Una casa donde hay libros disponibles para los niños es el primer
factor que debemos tener en cuenta. Si los niños se acostumbran desde
pequeños a ver libros en el hogar y, lo más importante, a ver que sus
padres valoran los libros y dedican tiempo a su lectura, con seguridad
tendrán una mayor predisposición  y una menor resistencia hacia ellos.
A continuación presentamos algunas sugerencias para crear un hogar
amigable con la lectura:

Mantenga una selección variada de libros.
Si en casa hay bebés, deje que ellos jueguen con libros que tengan
texturas, colores vivos y formas sencillas. Conforme ellos vayan
creciendo, necesitarán diferentes tipo de libros, desde cuentos
ilustrados e historias sencillas, hasta enciclopedias, diccionarios y
otros libros de referencia. No limitemos la oferta exclusivamente a los
libros: los niños encuentran igualmente estimulante el contacto con
diarios, revistas, audiolibros, postales, álbumes fotográficos,
revistas de historietas e Internet.

Ponga los libros al alcance de los niños.
Organice los libros de los niños cerca a sus juguetes para que resulte
más fácil su exploración. Un libro a la mano puede ayudar a aliviar
situaciones como la hora de la comida, en el caso de los más pequeños,
o durante los momentos de espera en un restaurante o antes de la cita
con un médico. Los libros plásticos pueden acompañar a los niños
durante la hora del baño. Permita que sus hijos incorporen a los libros
a su vida diaria.

Cree un ambiente propicio para la lectura.
A medida que los niños vayan creciendo, tenga disponible para ellos
libros acordes con su edad. Mantenga organizados sus libros y, si es
posible, fije un lugar donde se encuentre la biblioteca infantil. Ponga
una canasta con revistas y libros infantiles cerca de donde los niños
suelen sentarse a descansar. Si tiene la ocasión de hacerlo, cree un
lugar especial para la lectura, con buena iluminación y un ambiente
acogedor.

Estimule a los niños a que creen sus propios libros. Sobre todo en el caso de los pequeños entre los 2 y 10 años, motívelos a que ellos mismos hagan libros, afiches o collages,
que ellos pueden decorar con sus propios dibujos y escritura. A los
niños les encanta leer cosas que ellos mismos han escrito y compartir
sus creaciones con el resto de la familia y los amigos.

Fiente: KidsHealth

Hacer un comentario

Advertise Here