¿Cómo ayudo a mi hijo a aprender ciencias?

Nino_ciencias
Muchos padres queremos que nuestros hijos se familiaricen desde pequeños con el razonamiento científico, pero no sabemos cómo hacerlo. Sabemos que es una destreza que les servirá en la vida escolar y en la vida diaria, pero no sabemos por dónde empezar. ¿Cómo ayudo a mi hijo a aprender ciencias?

La mayoría de los conceptos científicos fundamentales pueden comenzar a enseñarse a los niños desde muy pequeños.

El Consejo Nacional de Investigaciones de la Academia Nacional de las Ciencias de los Estados Unidos  recomienda aplicar un conjunto de conceptos para la enseñanza de las ciencias, de los cuales hay cinco que se consideran claves.

Bolas_de_cristal_2
Sistemas, orden y organización

La base de las ciencias está en la selección, clasificación y organización de eventos que se encuentran dispersos en la naturaleza.

Los científicos dividen el mundo natural en partes más pequeñas, llamadas sistemas, para poder estudiarlo. Así, a los animales los han dividido en mamíferos, reptiles, etcétera.

Podemos ayudar a nuestros hijos a pensar en términos de sistemas cuando los alentamos a recoger y organizar objetos según su tamaño o color como, por ejemplo, hojas pequeñas y piedras.


Evidencia, modelos y explicaciones

Los científicos proponen explicaciones relacionadas con los diferentes sistemas, a las que denominan teorías,  modelos o hipótesis.

Esas explicaciones las someten a prueba, por ejemplo, a través de experimentos, y los resultados de estas pruebas constituyen la evidencia sobre la que sustentan sus explicaciones.

Los niños también pueden probar sus propias teorías sobre el mundo:

¿Será el bicarbonato de soda lo que hace que mis
panqueques sean más densos? ¿Resultarán más densos si le agrego más
bicarbonato?

Cereal_2
Cambio, constancia y medidas

El mundo natural cambia constantemente.
Algunos objetos cambian rápidamente y otros tan lentamente que no
podemos observar los cambios directamente.

Podemos alentar a nuestro hijo a buscar cambios a su alrededor al pedirle que observe y hable sobre:

  • ¿Qué sucede con el cereal cuando le agregamos leche?
  • ¿Qué sucede si el tiempo pasa y no regamos las plantas o las exponemos
    a la luz del sol necesaria?
  • ¿Qué cambios se pueden reversar?  Una vez que el agua se ha convertido en hielo, ¿se puede convertir de nuevo en agua? Sí. Pero si partimos una manzana en varios pedazos, ¿podemos
    cambiar las rebanadas a una manzana entera de nuevo?


Evolución y equilibrio

Es difícil para los niños entender la evolución (cómo cambian las cosas a través del tiempo) y el equilibrio
(cómo las cosas logran un estado estable y balanceado).

Durante estos primeros años, podemos hablar con ellos sobre cómo cambian las cosas con el tiempo y señalárselas.

Podemos mostrarles, por ejemplo, una serie de fotografías de ellos mismos desde su nacimiento hasta ahora y hablarles sobre las muchas maneras en que han cambiado.

Podemos hablar sobre el balance y el trabajo que requiere lograrlo: aprender a caminar con un libro sobre a cabeza o usar una bicicleta son buenos ejemplos.


Forma y función

La forma de los objetos en la naturaleza casi siempre tiene algo que ver con su función.

Comencemos con objetos fabricados. ¿El niño puede adivinar cuál será el uso de objetos como un dedal, un
sacacorchos o un disco?

Cuando observan animales, podemos preguntarles:

  • ¿Para qué servirían las láminas en la espalda del estegosaurio?
  • ¿Qué
    tipo de hábitat le gustará al ornitorrinco?

Lo que el niño adivine generalmente será la respuesta correcta.

Muchos de los experimentos y proyectos que se encuentran en Padres
Hispanos pueden ser de gran ayuda en el proceso de enseñar ciencias a
nuestros hijos. ¡Buena suerte!

Fuente: Departamento de Educación de los Estados Unidos.

Visita nuestra página hermana para más experimentos: Proyecto azul

Imágenes: Victoria Restrepo y stock.xchng

Hacer un comentario

Advertise Here