En la categoría | Mundo del bebé, Salud infantil

Asegúrese que su hijo duerma bien

Nio_durmiendo

El sueño es una parte esencial de la vida humana y es más importante aún para los niños. No en vano los bebés pasan la mayor parte de su tiempo durmiendo, mientras sigue madurando su cerebro y el resto de su organismo.¿Por qué es importante el sueño? ¿Cómo podemos mejorar la calidad del sueño de nuestros hijos?

El sueño es algo que nuestro organismo necesita tanto como los alimentos.
Aunque no se conocen con precisión las causas del sueño, sí sabemos que
mientras dormimos muchos de los principales órganos y sistemas
regulatorios siguen funcionando activamente.  Inclusive, durante el
sueño algunas partes del cerebro aumentan su actividad y aumenta la
producción de algunas hormonas.

Los niños y los adolescentes necesitan por lo menos nueve horas de
sueño cada noche, mientras que la mayoría de los adultos requieren
alrededor de ocho horas.  Cuando dormimos menos tiempo del necesario
nuestro organismo no funciona adecuadamente y podemos sentirnos
somnolientos durante las actividades diarias, incluso cuando
necesitamos estar más alertas y concentrados.

La falta de sueño disminuye nuestro rendimiento, concentración,
reflejos y capacidad de aprendizaje. Los adolescentes y los adultos
pueden tener accidentes de tránsito o de trabajo; mientras que los
niños  también pueden sufrir accidentes y heridas.  En los niños puede
causar un bajo rendimiento escolar, recreativo, social y deportivo.

Los niños, al igual que los adultos, pueden sufrir desordenes del
sueño. Por esa razón los padres deben estar consultar con el pediatra
si sus hijos tienen alguno de los siguientes síntomas:

  • Ronquidos
  • Pausas en la respiración durante el sueño
  • Se despierta con frecuencia durante la noche
  • Tiene dificultad para mantenerse despierto durante el día
  • Disminución repentina de su rendimiento durante el día

Las siguientes recomendaciones le ayudarán a establecer unos correctos hábitos de sueño para su hija o hijo:

  • Establezca una hora habitual para ir a dormirse y respetela.
  • Fije una rutina relajada de ir a la cama, como dar a su hija o hijo una ducha caliente o leerle un cuento.
  • Practiquen actividades relajadas después de la cena y antes de ir a
    dormir. Mucha actividad física antes de ir dormir lo mantendrá
    despierto.
  • Evite darle comidas muy grandes antes de dormir.
  • No le suministre ningún alimento o bebida que contenga cafeína al menos durante las seis horas anteriores a la hora de dormir.
  • Regule la temperatura de la habitación del niño para que sea cómoda.
  • Asegúrese que la habitación queda a oscuras mientras el niño duerme.
  • Mantenga bajo el nivel de ruido.

Más información sobre problemas del sueño

Imagen cortesía de stock.xchng

Hacer un comentario

Advertise Here