En la categoría | Salud infantil

Etiquetas : ,

Asma: ¿qué es y cómo se diagnostica?

Asma
El asma es una enfermedad crónica que afecta los pulmones
y se caracteriza porque periódicamente causa sibilancia, falta de aire, presión en el pecho y tos durante la noche o en las primeras horas del día. 

Como es una enfermedad crónica, esto significa que siempre está presente pero se manifiesta de una forma más evidente periódicamente, a través de ataques repentinos.

Es una enfermedad muy común en los niños, aunque también pueden tenerla los adultos. 

Hasta la fecha, no conocemos la causa del asma ni cómo curarla. Por tal
razón, los tratamientos actuales se basan en su manejo y
no en su cura. 

Es posible llegar a controlar el asma de tu niño si:

  • Aprendemos a reconocer los signos de alerta de un ataque;
  • Evitamos que el niño entre en contacto con los elementos que lo desencadenan;
  • Seguimos las recomendaciones del médico.

Si consigues controlar el asma de tu niño, él podrá llevar una vida
normal, sin tener que soportar el jadeo o la tos, podrá dormir mejor,
no tendrá que faltar a la escuela, podrá participar en las actividades
físicas y no tendrá que ir al hospital.


El asma es difícil de diagnosticar

El asma es difícil de diagnosticar, particularmente en el caso de los niños menores de cinco años.

Nino_piscina

Para llegar a un diagnostico preciso puede ser necesario que tu niño
deba someterse a pruebas para revisar el funcionamiento de sus pulmones
y a exámenes para detectar alergias.

Durante la cita con el médico, deberás informarle si el niño tose mucho
durante la noche, y si los problemas para respirar empeoran con la
actividad física o durante una época específica del año.

También le informarás si el niño siente presión en el pecho, sibilancia
y resfriados que duren más de diez días, y si algún miembro de la
familia ha tenido asma, alergias u otros problemas respiratorios.

Para realizar el diagnostico del asma también se emplea una prueba
llamada espirometría.  Esta prueba determina el funcionamiento de los
pulmones, mediante la medición de la cantidad de aire que el niño puede
exhalar después de haber aspirado hondo.

El espirómetro también puede medir el flujo de aire antes y después de tomar medicamentos para el asma.

Información adicional

Asma: Principales desencadenantes

Fuente: Centros para el control y la prevención de enfermedades

Hacer un comentario

Advertise Here