En la categoría | Mundo del bebé, Salud infantil

Etiquetas :

Medicinas para el resfriado de venta libre no son aptas para menores de dos años: FDA

Los menores de dos años no deben recibir medicinas contra el resfriado o la tos de venta libre porque ellas representan un peligro para la salud, de acuerdo con las últimas instrucciones emanadas de la FDA (Food and Drug Administration) de los Estados Unidos.

Según esta agencia los productos que se encuentran en el mostrador
para venta sin fórmula o prescripción médica no deben emplearse para
tratar a niños menores de dos años, pues sus efectos secundarios pueden
ser peligrosos e incluso pueden amenazar la vida de los niños.

Entre
las medicinas a que se refiere la FDA se encuentran los
descongestionantes, los expectorantes, los antihistamínicos y los
supresores de la tos.

La FDA mencionó casos aislados de
muertes, convulsiones y aceleración del ritmo cardiaco.  Agregó que
esas medicinas no han demostrado que sean seguras o efectivas en los
niños menores de dos años.

La agencia, sin embargo, no informó
si ese tipo de medicinas son útiles para niños en otros grupos de edad.
Actualmente están evaluando el uso de estas medicinas en niños entre
los dos y los once años.

En octubre de 2007 un panel de
asesores de la FDA recomendó que los niños menores de seis años no
recibieran medicinas para el resfriado sin prescripción médica.

Este
tipo de medicinas se ha vendido en el mercado durante varias décadas,
aunque lo estudios se realizan empleando como población de referencia a
los adultos. La FDA normalmente no le ha pedido a la industria
farmacéutica que pruebe sus medicamentos con niños. Estas compañías
suelen extrapolar los resultados de los adultos hacia la población
infantil.

Mientras culminan los estudios de la FDA, esta agencia
recomienda que si los padres utilizan este tipo de medicinas en niños
de dos años y mayores, tengan en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Verifique la información sobre los ingredientes activos que se encuentra en la etiqueta del producto.
  • Sea
    muy cuidadoso si le está suministrando simultáneamente más de un
    producto para la tos y el resfriado a su hijo. Su hijo puede estar
    recibiendo una dosis más alta de la recomendada de un solo ingrediente
    activo.
  • Lea detenidamente y siga la instrucciones que se encuentran en la etiqueta del producto.
  • Utilice
    solamente las cucharas medidoras o copas que vienen con la medicina o
    aquellas diseñadas especialmente para medir raciones de medicamentos.
    No utilice las cucharas de la casa para dar medicinas a los niños
    porque ellas vienen en diferentes tamaños.
  • Escoja medicinas que
    tengan tapas de seguridad a prueba de niños, siempre que sea posible y
    estén disponibles. Almacene las medicinas fuera del alcance de los
    niños.
  • Comprenda que  las medicinas para la tos y el resfriado
    de venta libre solamente alivian los síntomas en los niños. Estas
    medicinas no atacan las causas del resfriado o la tos, y no reducen el
    tiempo que dura la enfermedad. Solo alivian los síntomas y hacen que
    los niños se sientan más cómodos.
  • No utilice estos productos para sedar a su niño o para producirle sueño.
  • Llame
    a un médico, a un farmaceuta o a otro profesional de la salud si tiene
    alguna pregunta sobre el uso de medicinas para la tos o el resfriado en
    niños de dos años de edad o mayores.

La FDA es la máxima autoridad en materia de alimentos y medicinas en los Estados Unidos.

Fuente:  FDA

Imagen cortesía de: www.sxc.hu

Hacer un comentario

Advertise Here