Remedios caseros para la gripe

Remedios_caseros
En los últimos meses ha habido mucha controversia no sólo sobre la efectividad, sino también sobre la seguridad de los descongestionantes y los medicamentos contra la tos y la gripe.

Una vez más los remedios caseros tradicionales vuelven a ser una alternativa, para los padres que no quieren drogas a sus pequeños cuando se trata de un simple resfriado.

Para la congestión nasal:

-Gotas salinas para la nariz: Lo que más molesta a los bebés y los niños pequeños es tener la nariz congestionada, ya que aún a los mas grandecitos les cuesta sonarse.

Preparar una solución salina de /4 de cucharadita de sal por 1 taza de agua y colocar unas gotas antes de que el bebé se alimente o de que el niño se vaya a dormir y luego succionar la nariz con una bomba nasal, hará que el pequeño se sienta más cómodo.

-Vapor de agua inhalado: Tener al niño en el cuarto de baño cerca de la
ducha caliente, donde pueda recibir el vapor, ayudará a que se sienta
mejor, o darle una ducha o baño caliente.

-Colocar un humidificador en la habitación, preferiblemente de vapor
frío para evitar accidentes. Es importante recordar la limpieza del
equipo con agua y jabón o con vinagre para evitar que se llene de
bacterias o de hongos.


Para el dolor de garganta:

-Trocitos de hielo picado o de leche materna congelada para los bebés:
El hielo les refresca la garganta, además el líquido extra puede ayudar a evitar la deshidratación causada por la fiebre.

Para la tos:

-Preparar un jarabe casero de miel de abejas con un poco de limón (1
cucharada de cada uno). No se debe dar miel de abeja a los niños
menores de un año.

La receta tradicional de las abuelas:

Sopa de pollo. Tiene proteínas,
vitaminas para reponer las energías, líquido para la deshidratación y
la fiebre, es caliente para ayudar a descongestionar y sabe deliciosa.

Fotografía de Luis Guillermo Restrepo ©

Hacer un comentario

Advertise Here