En la categoría | Salud infantil

Son las medicinas alternativas una buena opción para mi hijo?

Medicinas

Muchos padres en algún momento llegan a formularse esta pregunta, especialmente si su hijo sufre de alguna enfermedad crónica. A continuación vamos a reseñar algunos criterios emitidos por el Instituto Nacional de Salud (NIH por las siglas en inglés) de los Estados Unidos, sobre este particular.

Lo primero que es necesario decir es que las medicinas alternativas
y complementarias constituyen un grupo de diversos sistemas médicos y
de salud, prácticas y productos que no son considerados como parte de
la medicina tradicional. Un amplio rango de terapias de medicinas
alternativas se emplean en niños y adolescentes, incluyendo hierbas y
suplementos alimenticios, masajes, acupuntura y homeopatía, entre otros.

Los niños no son
adultos pequeños, pues sus organismos reaccionan de forma diferente al
de aquellos ante procedimientos y terapias médicas, incluyendo las
medicinas alternativas. Normalmente el uso de las medicinas
alternativas no ha sido suficientemente estudiado en niños. Por esta
razón, es importante que si usted considera incluir una medicina
alternativa en el tratamiento de alguna enfermedad de su hijo primero consulte al pediatra o
al médico especialista que esté a cargo de la salud de su hijo. Si su
hijo ya está recibiendo algún tipo de medicina alternativa, es
importante que usted informe al médico sobre la misma. De esta manera
se podrá garantizar una mayor coordinación y seguridad en el cuidado de
su hijo.

De acuerdo con una encuesta realizada por el NIH,
entre el 2 y el 20% de los niños en los Estados Unidos han empleado
alguna forma de medicina alternativa; ese porcentaje se cuadruplica
entre la población adolescente. Los estudios han encontrado que los
padres que han empelado ese tipo de medicina son más propensos a
emplearla con sus propios hijos, principalmente como resultado de la
insatisfacción con los resultados obtenidos con la medicina
tradicional, para tener un mayor sentido de control sobre la enfermedad
de sus hijos y para mejorar su calidad de vida.

Entre los
grupos de niños más propensos a emplear las medicinas alternativas se
encuentran aquellos con condiciones crónicas, recurrentes o limitantes,
como fibrosis quística, cáncer, artritis, asma y autismo. También la
emplean frecuentemente niños con enfermedades respiratorias, dolores de
cabeza y hemorragias nasales.

Cuando piense en la posibilidad
de utilizar alguna terapia de medicina alternativa en el cuidado de su
hijo tenga presente las siguientes indicaciones sugeridas por el NIH:

  • Asegúrese
    de que su hijo ha recibido un diagnóstico preciso de parte de un médico
    certificado y que el uso de la medicina alternativa y complementaria no
    reemplaza o demora el servicio médico convencional.
  • Si usted
    decide emplear ese tipo de medicina con su niño o niña, no aumente la
    dosis o la duración del tratamiento más allá de lo recomendado.
  • Si
    su hijo presenta un efecto de la medicina alternativa que a usted le
    preocupa, comuníqueselo al pediatra o médico especialista.
  • Guarde las hierbas medicinales y otros suplementos alimenticios fuera del alcance de los niños.
  • Si
    usted es una mujer que está embarazada o amamantando a su hijo,
    recuerde que algunas terapias de las medicinas alternativas pueden
    afectar al feto o al niño que está siendo amamantado.

Fuente: NCAM

Powered by ScribeFire.

Hacer un comentario

Advertise Here