En la categoría | Ser padres

Cómo ayudar a tu niño a entender la muerte

 

Azucenas
Cuando alguien muy cercano muere se nos hace muy difícil ayudar a nuestros pequeños a aceptar la pérdida mientras nosotros mismos debemos manejar nuestro dolor.

La forma en que los niños reaccionan ante la muerte depende de su edad, sus experiencias personales y su personalidad.

Hasta hace unas décadas la muerte era una acontecimiento corriente en la vida de los niños, y no es que hoy se mueran menos las personas, sino que ahora se mueren mayores. Las vacunas y los antibióticos han hecho que la muerte se retrase y por el mismo motivo ya no es un suceso cotidiano en la vida de los niños.

Antiguamente la iglesia y la religión jugaban un
papel primordial en la sociedad y eran la fortaleza y el refugio de las
familias para aceptar y explicar la muerte. Hoy la sociedad es más
laica y para muchísimas familias la religión ya no es el soporte que
antes fue. Los niños antes se conformaban con lo que les decían los
adultos y hoy ellos preguntan y cuestionan,
todo esto hace que a la hora de enfrentarnos a la muerte simplemente no sepamos como hablarles.

Lo primero es que debemos ser muy honestos y tratar de que ellos
pregunten y se expresen. Es necesario permitirles que ellos procesen su pérdida de
acuerdo a su edad y sus capacidades. Ellos deben saber que no hay una
sola forma correcta de expresar sus sentimientos y que nadie va a
presionarlos para que actúen de una determinada manera.


Cómo explicarles qué es la muerte

Menores de 5 años:
Para ellos es necesario explicarles la muerte en términos muy
concretos, por ejemplo si la persona estaba enferma se les puede
explicar que su cuerpo estaba dañado y los médicos no pudieron
arreglarlo. Si fue de una manera súbita se les puede decir que el
cuerpo de la persona dejó de funcionar.

Para los pequeños es muy difícil entender que la persona que murió ya no va a
volver y aunque puede ser frustrante y doloroso es muy posible que
tengas que dar la misma explicación muchísimas veces.


Niños de 6 a 10 años:

Ellos ya comienzan a entender que la muerte es definitiva, pero aún así
les cuesta aceptar que los hechos son irreversibles y que ellos
mediante magia, oración o suerte pueden cambiarlos. A esta edad ellos
están también muy marcados por las historias de terror y creen en
fantasmas y muertos que se levantan de los cementerios. Es importante
aclararles que esto no tiene nada que ver con la realidad y que son
simplemente cuentos o fantasías sobre las que se han creado libros o
películas.


Adolescentes:

La muerte ya es más real y definitiva, ellos se centran más en si mismos y en el significado de la vida y la muerte.

Si ellos pierden un compañero o amigo a ésta edad su tristeza puede ser
muy profunda y necesitarán mucho apoyo y estímulo para comunicarse y
hacer su duelo interior. Asumir que la vida sigue porque ellos no nos
expresan su dolor, es cerrarles una puerta y permitirles que busquen
otras maneras de luchar con su tristeza.

Hacer un comentario

Advertise Here