En la categoría | Educación infantil, Ser padres

¿Cómo ayudo a mi hijo con sus tareas escolares?

Durante muchos años se ha mantenido viva la polémica sobre el papel que deben desempeñar los padres en las tareas escolares. Mientras para algunos padres y maestros ellas son una responsabilidad exclusiva de los niños y la participación de los padres debe ser mínima, para otros debe existir un acompañamiento cercano de los padres y un apoyo hasta que los niños estén en capacidad de asumir por completo esta responsabilidad.

Probablemente en este caso, como en tantos otros, la posición más sabia se encuentre en un punto intermedio. Es preciso reconocer que los padres tenemos un papel por desempeñar en las tareas escolares de nuestros hijos, especialmente mientras ellos son pequeños y llega el momento en que puedan asumir progresivamente sus propias responsabilidades.

A continuación ofrecemos algunas sugerencias para ayudar a nuestros hijos con sus tareas escolares:

  • Brindemos
    a nuestros hijos las condiciones apropiadas y los materiales necesarios
    para hacer sus tareas. Es esencial un lugar bien iluminado y tranquilo,
    sin la interferencia de la televisión y otras distracciones. Los niños
    deben contar con los recursos necesarios para cumplir con sus deberes
    escolares, tales como lápices, papel, diccionarios, y los libros y
    materiales exigidos por el colegio o escuela.
  • Enseñe a su hijo a
    administrar el tiempo. Los niños muchas veces quieren dejar sus deberes
    escolares para el último lugar dentro de su lista de actividades.
    Establezca un horario y una rutina para las tareas, evitando que ellas
    queden relegadas para la hora cuando el niño está cansado y quiere
    descansar; o para el domingo en la noche, en víspera de iniciar la
    semana escolar.
  • Refuerce el valor de las tareas. Si su hijo ve
    la importancia que usted le da a sus tareas, aprenderá más rápido que
    estas tienen un valor en el proceso de aprendizaje. Busque la manera de
    mantenerlo motivado frente a las tareas, especialmente frente a
    aquellas que requieren un mayor esfuerzo.
  • Desarrolle
    actividades paralelas con su hijo. Una manera de valorar las tareas y
    de reforzar la importancia que ellas tienen es haciendo una actividad
    similar a la tarea que tiene su hijo. Si su hijo tiene una tarea de
    escritura, siéntese a su lado y aproveche la oportunidad para escribir
    algo que tenga pendiente; o revise sus cuentas personales mientras su
    hijo avanza con su tarea de matemática.
  • Oriéntelo, pero no lo
    sustituya. Desde muy temprano en el proceso el niño debe aprender que
    él o ella es responsable por sus propias tareas. Ellos deben saber que
    usted estará disponibles con su apoyo y orientación, pero no sustituirá
    su propia responsabilidad. No haga el trabajo de su hijo, oriéntelo y
    promueva en él el esfuerzo personal.
  • Sepa cuándo intervenir. Hay
    tareas donde el maestro pide la ayuda de los padres; en esos casos
    usted debería estar siempre disponible.  Hay otras donde el niño debe
    trabajar solo por petición del maestro; en estos casos no se debe
    interferir, aunque esto no significa que se deje de lado la función de
    supervisión de los padres.
  • Valore el esfuerzo de su hijo.
    Reconozca su esfuerzo y motívelo. Esto es esencial para mantener en su
    hijo una actitud positiva frente al aprendizaje.  Aprenda a detectar
    cuando su hijo tiene dificultades con una tarea y sepa cuándo es el
    momento de cambiar de actividad o de descansar. Es tan nocivo exigir
    demasiado a los niños en sus deberes escolares, como pecar de
    negligencia.

Fuente: www.ed.gov

Imagen cortesía de stock.xchng

Hacer un comentario

Advertise Here