En la categoría | Mundo del bebé, Ser padres

Etiquetas : , , ,

El dilema de las madres de hoy: trabajar o quedarse en casa

Madretrabajando
En una visita a la pediatra de mi hija, la
doctora contestó su celular para hablar con la niñera de sus hijos. Ella me
miraba avergonzada mientras trataba de solucionar la pelea de los niños, un problema
sobre las camisas de su esposo y la lista del supermercado que la niñera quería
dictarle.

Al colgar el teléfono se disculpó y me
dijo: No se a quien se le ocurrió lo de la liberación femenina, creo que
prefería estar en casa bordando como en la edad media!

El sentimiento de frustración de mi
pediatra es el sentimiento generalizado de las mujeres de nuestra generación.
Hemos logrado mucho, pero ¿a qué costo?


Cuando las mujeres comenzaron a ir a la
universidad e ingresaron al mundo laboral, lograron la independencia económica
y la realización personal de su vida profesional, pero perdieron la oportunidad
de estar cerca de sus hijos pequeños y mantuvieron la pesada carga de los
quehaceres domésticos.

No existe una respuesta adecuada para las
jóvenes que quieren comenzar una familia, las empresas y los gobiernos
presionan por la productividad y las necesidades de las madres y los niños
están en último lugar. La civilización se está encargando de romper los lazos
que son el soporte de la sociedad.

Hace poco leía sobre el dilema que
enfrentan las mujeres militares del ejercito de los Estados Unidos que están
trabajando en Irak. Ellas pueden viajar a tener su bebé en su país, pero solo
tienen un mes y medio de licencia para estar con él y luego deben regresar al
frente por lo menos por 12 o 15 meses.

Este es un caso extremo, pero cada día
millones de madres deben dejar a sus niños en guarderías y jardines infantiles.
Los que van a la escuela, muchas veces ya no pueden llegar a casa, porque no
hay quien los reciba. Las vacaciones de otros tiempos, ahora se pasan en los
campamentos de verano.

El otro lado de la moneda, son las madres
que hacen el sacrificio económico de no trabajar fuera de casa para criar a sus
hijos, pero se ven muchas veces acosadas por la falta de dinero y por la
presión social de sentirse que “no hacen nada”o que son sólo “unas amas de
casa”.

No hay solución a la vista, el punto
intermedio sería poder realizar desde el hogar alguna actividad que sea
productiva y que a la vez de satisfacción a la mujer, no sólo en el campo
familiar, sino también en el profesional. Estos trabajos aún son escasos, en
general son mal remunerados y no se perciben como una actividad seria, sino
como un hobbie o pasatiempo.

Ojalá que cuando nuestras hijas y nietas
tengan sus propias hijas, la sociedad haya podido llegar a un equilibrio y
pueda brindarles mejores oportunidades.

Hacer un comentario

Advertise Here