Exceso de televisión amenaza la salud infantil

Tvnios

La revista Biologist informa sobre quince efectos negativos que puede generar el consumo elevado de televisión sobre los niños.  Entre ellos menciona:obesidad, diabetes, autismo, pubertad prematura en las niñas, miopía, trastornos del sueño y cáncer.

Aric Sigman, miembro del Instituto de Biología del Reino Unido, opina
que los riesgos que se desprenden de estar demasiado expuestos a la
televisión son tales, que esta debería prohibirse para los niños
menores de tres años.  Según el estudio, una prioridad social debería
ser reducir el número de horas que los niños ven televisión.

Dicha recomendación es consistente con otra expresada por la Asociación
Americana de Pediatría a los padres, en el sentido de evitar que los
niños menores de dos años vean la televisión.

Múltiples estudios en el pasado han señalado los efectos nocivos que
tiene sobre los niños una exposición elevada a la televisión.  Así, por
ejemplo, se ha señalado que también aumenta el riesgo de que se presenten
trastornos de la atención durante la adolescencia y que alienta una
actitud pasiva.

A los anteriores efectos negativos, debe añadirse que los niños que ven
demasiada televisión tienden a hacer menos ejercicio físico, pasan
menos tiempo con su familia y dedican menos tiempo al aprendizaje y el
juego. Son niños, además, que se convierten más fácilmente en objeto de
explotación comercial como resultado de la carga publicitaria a la que
están expuestos.

Por otra parte, no se puede desconocer que hay diferentes tipos de
programas infantiles y que algunos de ellos tienen un propósito
pedagógico y pueden ayudar en el desarrollo cognitivo de los niños.

Tomando en cuenta que el exceso de televisión constituye una amenaza para la salud infantil y que al mismo tiempo existen programas que pueden ser convenientes para los niños, los siguientes tips podrían orientarnos en este campo:

  • No exponer a la televisión a los niños menores de un año.
  • Limitar  a máximo una hora diaria la exposición a la televisión de los niños entre uno y tres años.
  • Ser selectivos en los programas que ven los niños. Hay programas que
    pueden reforzar el proceso educativo de ellos. Exponerlos a programas
    de calidad.
  • Acompañar a  los niños a ver televisión, para ayudar a guiarlos y asegurarse de que vean contenidos de calidad y apropiados para su edad.
  • No recompensar o castigar a los niños con el acceso o la restricción de la televisión.

Hacer un comentario

Advertise Here