En la categoría | Turismo y recreación infantil

¿En qué momento los video juegos se convierten en un problema para la familia?

Video_game_small

Tal vez para la mayoría de padres con niños pequeños, probablemente menores de ocho años, los  video juegos aún no son una amenaza para la capacidad de aprendizaje de sus hijos y para la vida familiar. Esa es una buena noticia. La mala es que posiblemente su hijo ya esté dando los primeros pasos en la senda de la adicción a este tipo de juegos. ¿Cómo saber si su hijo puede tener problemas con estos juegos? ¿Cómo prevenir que los video juegos se conviertan en un dolor de cabeza para la familia?

Los primero que hay que decir es que los video juegos no son malos o
buenos en sí mismos. Es legítimo reconocer que ellos son un medio de
recreación cada día más popular y que dentro de esta clasificación cae
todo tipo de juegos, desde los que tienen un alto contenido pedagógico,
hasta los que tienen una fuerte carga de violencia.

Una vez dicho lo anterior, hay que aclarar que el problema para los
niños y las familias surge cuando aquellos comienzan a dedicar menos
tiempo a otras actividades que pueden resultar más enriquecedoras para
su formación y comienzan a concentrar las mayores energías de su tiempo
libre en los video juegos.

Si usted observa que su hijo de seis años sistemáticamente prefiere
pasar más tiempo practicando un video juego que haciendo otras
actividades como escuchar una historia, jugar con sus juguetes
favoritos (no electrónicos), hacer una actividad física o compartir
tiempo con sus padres o hermanos, es posible que usted se encuentre
frente a un problema que de no afrontarse a tiempo seguirá creciendo
continuamente hasta la adolescencia y aún más allá.

Antes de llegar a ese punto es conveniente establecer unas reglas con
respecto a este tipo de juegos. Como norma general la mayoría de padres
prefieren que sus hijos tengan una variedad de intereses y que no se
concentren exclusivamente en una actividad recreativa.

  • Si usted observa que su hijo empieza a dejar otras actividades
    para practicar un video juego, establezca de inmediato un horario para
    esta última actividad.

  • Hable con el niño y explíquele las ventajas de diversificar las actividades que practica durante el tiempo libre.

  • Verifique que el niño tenga a su disposición otros juegos. Es
    imposible que un niño deje de lado un video juego que ya le gusta si no
    tiene un juguete o actividad lo remplace.

  • Dedíquele más tiempo a su hijo. Oriente los intereses del niño
    hacia otras actividades y compártalas con él. Usted puede jugar video
    juegos con su hijo y después de un tiempo razonable invitarlo a que
    practiquen otra actividad.

  • Es muy difícil que el niño no se convierta en un adicto a los
    video juegos si usted mismo es uno de ellos. Muchos padres dedican
    demasiadas horas a estas actividades, en menoscabo de la vida familiar.

Imagen cortesía de stock.xchng

Hacer un comentario

Advertise Here